29 Oct 2009

Ni para pegar un sello. De la serie "Las cuitas de Abelín" nº1

Escrito por: Francisco Fortes el 29 Oct 2009 - URL Permanente

 

Abel fue llamado por don Justín. Abandonó lo que estaba haciendo, y de un salto se puso en pie camino del despacho del juez de instrucción.
La toga pendía del respaldo del sillón a lo Batman, pero sin que le rondase Kim Basinger. Mientras don Justín hablaba a gran velocidad con entonación vernácula de su patria chica, recibió Abelín muchos encargos incomprensibles. Abelín, era el término cariñoso con el que su mamá le llamaba por lo bueno que fue durante su infancia. La elección del nombre se le ocurrió a doña Rosamunda en misa de doce, pues la bondad del chico le recordaba al pastor bíblico, protagonista de las lecturas de aquel domingo.

La figura de don Justín iba creciendo ante sus ojos, las manos enormes del magistrado palmoteaban en el aire polucionado de faltas, delitos y corrupciones de todo orden a modo de psicofonías del adusto edificio judicial. Todo ello le helaba el ánimo, le perlaba la frente de gotitas de sudor y le paralizaba el entendimiento, como si de un reproductor musical en "pause" se tratase. Los pies se le pusieron inquietos y una gran necesidad de huir se le intaló en su interior, siempre le pasaba lo mismo cuando era llamado ante la autoridad, ésa a la que ahora, muchos vagos y maleantes de nuevo cuño, mediáticos por la gloria de la actualidad morbosa, se la toman a chirigota, le mienten como bellacos y generan numerosas horas de trabajo que pagamos a escote.

Al día siguiente, Abelín no debió ir a la Ciudad de la Justicia; provisto de su cartera de cuero de color tabaco rubio, se encaminó primero a un estanco donde adquirió 100 sellos con su factura correcta, y después se dirigió a la estación de ferrocaril donde tomaría el tren de cercanías de la sierra.
Llevaba Abelín la cartera llena de "garzones" de distintas instituciones públicas en las que al magistrado, como sabueso con gran experiencia, le olía a chamusquina y sin estudio genético ni nada se puso manos a la obra, es decir, llamando al bueno de Abelín.

Ya en el tren, y teniendo en cuenta que le quedaban 45 minutos de viaje, se dispuso a poner los sellos a las cartas que portaba en la cartera. Mas, ¡Cuál fue su sorpresa cuando advirtió que no lo lograba por mucho empeño que ponía! Las cartas iban dirigidas a los alcaldes de muy diversos consistorios, pidiéndoles información sobre cómo realizaban los concursos públicos, si eran "analógicos", es decir, con publicidad y concurrencia o "digitales", esta última versión no era nada bien vista por el juez. Abelín no atinaba imaginar cómo le podía afectar a él este hecho insólito, hasta que recordó cómo los sellos no se dejaban adherir a los sobres, impidiendo que las misivas llegasen a sus destinatarios, y es que no quedaba "vergüenzalina" ni para pegar un sello.
 

 

11 Ene 2008

Desde el "ring side" del poder

Escrito por: Francisco Fortes el 11 Ene 2008 - URL Permanente

 

Desde el "ring side" del poder

Francisco Fortes Figuerola

Golpes al saco de arena, puños que vuelan como rayos e indicaciones de los "segundos" desde el rincón " aderezan los combates preparatorios de las elecciones mundiales. En ellas habrá dos, aún anónimos, púgiles que se enfrentarán a cara de perro, por llevar la manija del globo. Los más aventajados políticos de los dos barrios del poder norteamericano, los republicanos y los demócratas, hacen guantes con sus sparrings, atienden las indicaciones de sus preparadores y los "catmans" cohíben cualquier hemorragia de imagen y votos.

El foco informativo está centrado en los candidatos del gimnasio demócrata. Los republicanos siguen en lo suyo. Ojo, suelen ganar. Los chicos pseudoprogresistas se cruzan los guantes y se reparten las primeras hostilidades. El primer round ha sido para Bakara Obama en Iowa, quien aventaja a los puntos a Hillary Clinton "La Dama". Este es un combate mixto, hombre contra mujer, negro contra blanca, Honolulu contra Chicago (nacimientos), Illinois contra Nueva York (representados) y Harvard contra Yale (estudios).

Suena la campana y en el segundo asalto "la Dama" se hace la débil, unas lágrimas, un gesto para que se confíe el elegante púgil de color, baje la guardia y le deje entrar en su defensa. Un directo de izquierda le ha dejado maltrecho el hígado. El afroamericano dobla las rodillas.

Gracias a la "televida" asistimos en primera silla de ring al intercambio de golpes junto a todos los golfos periféricos al poder.

Obama se endereza, coge aire, hace los falsos signos de que no ha sido nada, pero ha sentido el mazazo. "La Dama" lo sabe y quiere repetir en un rápido "uno-dos" en ambos flancos para sacarle el aire. Así lo fijará, lo dejará con menos movilidad, lo que Frazier soñaba para Muhammad Alí y su diabólico juego de piernas en el 71. Obama bajará el tono de sus utopías grandilocuentes y tendrá que pelear en la arena de la realidad, del día a día, terreno ideal para una mujer. La bandera Obama, la del cambio, ya no es propiedad del de Honululu. Las piernas más lentas le hace más vulnerable ante un púgil experto como "La Dama", una contrastada fajadora del ring, vencedora de duras y barriobajeras peleas en los cuadriláteros más incómodos. Que se lo pregunten a "la Becaria" cuando la noqueó en el primer asalto de esposa digna y comprometida.

Auguro un reñido campeonato mundial de los grandes pesos en el Madison Square Garden de la política. Aviso de nuevo: los republicanos siguen entrenando, nadie los mira.

 

 

 

 

 

17 Dic 2007

Para fiarse

Escrito por: Francisco Fortes el 17 Dic 2007 - URL Permanente

 

El día 13 de diciembre salí a la terraza de casa a tomar el sol. Mis plantas estaban enloquecidas echado flores primaverales, se fían de este sol pertinaz.

Los bancos centrales de la parte del mundo que manda han decidido inyectar dinero nuestro a ellos mismos. Es una transfusión de euros para el tratamiento de una anemia ficticia de dinero disponible de quien todo lo tiene. De todas maneras, se miran unos a otros por encima de las gafillas de cerca, porque de lejos lo ven todo. En realidad, no se fían de ellos mismos.

Al Gore, demócrata de toda la vida, le echa la bronca fina a la representante estadounidense de la administración republicana en la Cumbre sobre el clima celebrada en la isla indonesia de Bali; y le culpa del fracaso de la misma, pues conjuntamente con sus "mariachis" climáticos: Japón, Canadá y Arabia no se comprometen. Europa, China y otros no se fían de palabras no numéricamente fijadas.

Los mandamases europeos se han ido a Lisboa y han reinventado una nueva Europa de mínimos a lo Sarkozy y sus abrazos. Todos contentos, parece que menos Gordon Brown que llegó tarde con impuntualidad británica; pero firmó, firmó. Allí hubo tres mirando, no se fiaban de la europeidad de última hora.

Sólo me fío de mis flores, se equivocan cándidamente de estación, pues no saben de eurotransfusiones, de republicanos insensibles al clima ni de euroescépticos que tan mal se portan con las flores del mundo haciéndolas florecer en otoño.

 

23 Nov 2007

Las tres "francesitas" en peligro

Escrito por: Francisco Fortes el 23 Nov 2007 - URL Permanente

 

En pasados días asistí a la representación de una ópera poco frecuente del repertorio lírico, "Andrea Chénier". La acción ocurre durante los años tumultuosos de la Revolución Francesa y el Directorio de Robespierre. La escenificación presentaba a tres mujeres jóvenes vestidas de largo y albos tejidos, con unas cintas tricolores que acogían tanto sus cabellos como sus cuerpos, dándoles unidad. Casi no desaparecieron de escena, sin embargo no pronunciaron ni una palabra. De tanto verlas, me pregunté quiénes eran, que tan relevante papel simbólico representaban.
El último post que publiqué hacía referencia a la película dirigida por Robert Redford "Leones por corderos" y expresaba las muchas dudas que tengo sobre el compromiso de los "corderos", los chicos jóvenes actuales con el sistema político y económico que nos sustenta a todos, también a ellos.
¿Cómo conecta la ópera de Giordano con la película de Reford? Es fácil, a nuestros chicos europeos, cómodos, de amplio fracaso escolar, con cierta tendencia a unirse en bandas xenófobas y botelloneros no les han sido presentadas las francesitas de las cintas tricolores. Ni se las han enseñado y hecho aprender en el nefasto sistema educativo, ni se las han presentado sus tutores actuales, los videojuegos, y lo más lamentable, tampoco se lo hemos enseñado, nosotros, los padres. ¡Ay!, ahí, hay razones!, tres formas que nos enseñaron en el colegio, ¿lo recuerda? Como tres eran las lánguidas francesitas. Se llamaban libertad, fraternidad e igualdad y su inicial desarrollo lo fue por la Asamblea Nacional Francesa plasmándose en la Declaración de los Derechos del Hombre en agosto de 1789.
Cuando vemos gentes de otras razas apaleadas en nuestras calles, mujeres maltratadas hasta el asesinato, cuando aparecen bandas antidemocráticas paseando sus enseñas, cuando vemos carreras ilegales o conductores suicidas por nuestras carísimas autopistas, entran ganas de irse. El problema es doble: primero no sé a dónde, segundo, además, no me da la gana. Yo no me voy a ir. Desde el 14 de julio de 1789 que nuestros antepasados tomaron la Bastilla, las distintas generaciones se han ido equivocando y construyendo, equivocando y construyendo, cada Hitler ha tenido su Normandía, Y a la postre hemos, sí, hemos, nosotros, los que tenemos más de treita y tantos años hemos hecho bastante para que artículos como el cuarto de la Declaración de los derechos del hombre sean aproximadamente una realidad: "La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no dañe a otros; por tanto, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que aseguren a los demás miembros de la sociedad el disfrute de estos mismos derechos".
Creo que hay que defender a las "tres francesitas", pues están en severo peligro; mas para suerte de sus maltratadores, lo haremos intentando ser cumplidores con los derechos del hombre, esos derechos que hay tantos dispuestos a destruirlos.

 

 

 

18 Nov 2007

¿Querrán los corderos sustituirnos a los leones?

Escrito por: Francisco Fortes el 18 Nov 2007 - URL Permanente

 

Ayer fui al cine con mi mujer, Elsje, y uno de mis hijos, Jaime. Tras discutir si íbamos a esta u aquella película y debido a la insistencia de Jaime y a su propuesta, vimos "Leones por corderos". Los mayores teníamos otros planes, pero los nombres de los actores: Robert Redford, Meryl Streep y Tom Cruise nos ablandaron la opinión. El cambio fue un gran éxito de criterio por lo que le recomiendo que vaya a verla.
La cinta está dirigida por el propio Robert Redford y aborda el gran tema de nuestro tiempo. Ahora nos tendríamos que poner de acuerdo sobre cual es el tema de hoy, pero esto lo dejaré para las últimas líneas de este comentario.
Tom Cruise encarna a un exitoso senador norteamericano, número uno en estrategia militar por West Point. Meryl Streep es una experta periodista de una cadena televisiva comercial y Redford es un profesor de política de una universidad privada estadounidense radicada en Colorado. Se entablan dos diálogos y una acción bélica simultáneos. A los tres protagonistas se le añade un cuarto y gran actor, un joven estudiante que discute con el profesor en horas de tutoría. Los cuatro personajes están afectados de una diferente visión sobre un concepto crucial: la conciencia social. Sin embargo, tras el análisis individual de cada uno de ellos, cada cual ha tomado una posición, los tres adultos han decidido hacer acciones comprometidas con la sociedad que les ha dado todo. Así, el profesor intenta concienciar a sus alumnos de una posición activa sobre la vida de su país y de la democracia; la periodista busca conocer las noticias que pueden salir de los labios del senador republicano pero interpretándolas, pues no está exenta de una posición intelectual crítica aunque leal a todas las decisiones que ya ha tomado la Administración republicana durante los años de guerra en Iraq o en Afganistán. El senador Irving también está convencido y decidido a trabajar contra "el eje del mal" y ha logrado poner en marcha un nuevo plan de guerra contra los talibanes de Afganistán; sus ideas no convencen a la periodista quien se encuentra mentalmente aprisionada entre su deber formal de informar y su íntimo compromiso ético de no convertirse en vocero del poder. El plan del senador en su primera acción se salda con un fracaso sin paliativos, en el que mueren dos ex alumnos del profesor, un negro y un mexicano que se habían concienciado y alistado al ejército.
Planteados los tres escenarios, ha ocurrido lo esperado. El senador ha puesto en marcha su plan, pero no está claro que explique y asuma el primer fracaso. La periodista da una nota escueta sobre los cambios que se operan en Afganistán, tan corta como acrítica, pues debe salvar su puesto de trabajo. El profesor ha sembrado el compromiso en la mente de sus alumnos, incluido el joven, listo y rebelde, pero debe continuar con su día a día y con el resto de sus pupilos. Los dos ex alumnos concienciados y alistados han muerto como héroes. Sólo queda por dilucidar la evolución del joven y brillante alumno de la universidad. Éste está convencido de su posición inicial y única conocida en el film, basada en el pasotismo social y cuyo éxito consiste en disfrutar de una vida cómoda, plena de todo lo material. No aprecia que todo eso es el "sistema" el que lo garantiza. Ese sistema al que desprecia y por el que no está dispuesto a mover un dedo. Esta es la cruda realidad, ese éxito que le va venir rodado es fruto no de su inteligencia, sino del esfuerzo comprometido de todas las generaciones anteriores. El bienestar social del que disfruta no nace en los árboles, sino se ha ido generando a golpe del esfuerzo titánico de "leones" que han construido y defendido el sistema; de leones que ahora ven horrorizados que los "corderos", como él, reculan y huyen de su compromiso social. Ahora, en nuestro tiempo, cuando todo es tan fácil. Robert Redford no sabe la respuesta del "cordero" y, como sabio director deja planteada la pregunta. No sé si es que, como yo, se teme lo peor, así en uno de los diálogos le espeta al "chico listo": "Roma se quema".

 

01 Nov 2007

El frío ventarrón de la verdad del juez Gómez Bermúdez

Escrito por: Francisco Fortes el 01 Nov 2007 - URL Permanente

 

El 11-M es un acróstico periodístico de una fecha maldita. Los yihadistas locales tomaron la decisión de atentar en España, y lo hicieron. Fruto de su innegable decisión de matar liquidaron a casi doscientas personas, lesionaron de diferente consideración a otros cientos y crearon un nuevo juego virtual para nuestros políticos más ínclitos: la conspiración. Casi tres años y medio de juego tramposo. Políticos, para los que desgraciadamente, no parece existir el paro, la tarjeta amarilla, la roja directa, váyase a casa etc. o cualquier otro sistema que nos librase de ellos. Decía el futbolista filósofo Valdano que lo peor que puede pasar cuando se tiene a un jugador mediocre es además ponerlo muchos minutos. Así nos va. Aquí llevamos con muchos mediocres o rematadamente malos varios años y en ambos bandos, hay veces que parece un partido de tenis del despropósito. En unos casos, algunos de nuestros representantes son blandos de solemnidad, inútiles de oficio, pero incapacitados para la dimisión y en otros, son perversos de vocación y mentirosos compulsivos sólo expuestos al frío vetarrón de la verdad por personajes como Gómez Bermúdez.

Y, ¿por qué planteo vacaciones perpétuas a algunos representantes del pueblo?
A ver, veamos. Ya sabemos que al norte de río Bravo es fácil confundir España con México y al-Andalus con cualquier cosa, pero la mayoría de nuestros políticos, hicieron el bachillerato antiguo, aquel en el que había que estudiar y por tanto no están exentos de saber. Así, además de conocer que es falta de educación poner los pies encima de la mesa, nuestros políticos no pueden olvidar que al-Andalus llegó al Duero, por tanto, los criadores de los ricos caldos de la "ribera del idem" no pueden dormir tranquilos, y para muestra un botón, en recientes fechas, la policía ha detenido en Burgos, tierra cristina por demás, a carniceros de aviesas intenciones, luengas barbas y reiteradas abluciones. Tampoco deberían nuestros representantes olvidar que muchos millones de musulmanes, ojo, chiítas y sunitas, anhelan un nuevo califato universal que arrancando del océano Pacífico llegue al Atlático, todos gobernados por el califa, única autoridad suprema en lo humano y lo divino, y que para conseguirlo, además del convencimiento, la yihad consideran que es una herramienta formidable. Aquí nos llevan ventaja, pues mientras nuestro rey reina en lo humano, entrega el gobierno al representante popular más votado y juega un papel de intermediario o de lubricante entre los políticos. Lo divino queda encargado a la Conferencia Episcopal y voceros como demuestra que ya por fin somos record Guinnes de mártires, aunque a Benedicto XVI no sabemos muy bien lo que le pareció, pues las celebraciones ocurrieron al pie de sus apartamentos y no se dignó a bajar y se escabulló como pudo, liquidando la cosa con un "angelus ad hoc".

Pero, el juez Gómez Bermúdez, que significa hijo de Bermudo, nombre de gran raigambre-asturleonesa, habló. Su preciosa y poderosa voz tronó en la sala de vistas, en las cadenas de televisión y de radio de medio mundo. Tras su viril vozarrón todas las chanzas de ventajistas de baja estofa del Missisipí finalizaron.
En el resumen de su sentencia, Gómez Bermúdez planteó y desmontó con precisión de neurocirujano todos los asuntos y repartió coscorrones jurídicos a diestro sobre todo por trajinadores de la verdad. Y los españoles de bien, diestros y siniestros respiramos profundo: el poder judicial práctico, no aquel del Constitucional viciado, se deslindó de la política de la derecha y de la izquierda.

Quizá ahora, no confundiremos el rancho del tío Sam con nuestros intereses como españoles y nuestra historia, y los tahúres de la política nacional aprendan a dejar de convertirse en charlatanes de feria, aplaudidores de de la patética tragicomedia que se escenifica al norte de "El Paso", allí donde río Bravo se torna en río Grande. Quizás ahora nos dé tiempo a arreglar las Cercanías de Barcelona -Rodalías por lo de la diversidad-, o el fracaso escolar -hispano universal-, o la violencia de género, del mendigo, del maestro, del médico y otros deportes nacionales, y tantos otros temas de la España real, esa en la que Usted y yo lidiamos cada día.
Me viene a la memoria una genial sentencia de Juan José Millás en un programa de radio que viene al pelo y espero reproducir lo más fielmente posible: "Estamos hartos de que nos arreglen problemas imaginarios, mientras nos acosa la realidad." Pues eso. Exactamente eso me pasa a mí.

 

29 Sep 2007

Los oscuros y líquidos intereses de Crawford

Escrito por: Francisco Fortes el 29 Sep 2007 - URL Permanente

 

La mayoría de la población mundial no sabía hasta hace poco que existía Crawford; mucho menos que se organizaran allí reuniones de alto nivel entre presidentes de gobiernos, como los de Estados Unidos y España.
Las actas de la reunión de Crawford han saltado a la palestra tras ser publicadas por "El País". La reunión mantenida por el ex presidente José María Aznar y el presidente George W. Bush tenía actas; la reunión era privada, pero tenía actas, curioso.

No hay nada como tener algo innecesario para que se convierta en inconveniente en el momento más inoportuno.

El acta de Crawford es todo un cúmulo de despropósitos, primero su existencia, ¿no era una reunión privada?, en segundo lugar, su filtración, ¿puede estar tranquilo el presidente Bush con la estanqueidad de su círculo íntimo? y en tercer lugar, sus contenidos. Hablemos siquiera brevemente de éstos.


Perlas:
Primera: "Ha llegado el momento de deshacerse de él" (se refería a Sadam Husein, una vez eliminado el tirano medieval, el caos campa por sus respetos, los señores de la guerra son incontrolables y los vecinos sacan pecho. Lamentablemente, sobre el terreno quedan miles y miles de muertos, pero ahora no por el malísimo Sadam)
.


Segunda: "La resolución estará hecha a la medida de lo que pueda ayudarte. Me da un poco lo mismo el contenido". (Increíble que “el baranda” que aspira a gestionar el Imperio del siglo XXI, se pasa por el arco del triunfo lo que digan las resoluciones de los organismos internacionales, la opinión de los demás y en cualquier caso no se compromete, "lo que pueda" -manso en todos los tercios-).


Tercera: "Nosotros no tenemos texto. Tenemos un criterio: que Sadam se desarme" (no tenía armas de destrucción masiva).

Cuarta: "Cuanto más me atacan los europeos tanto más fuerte soy en los Estados Unidos." (¡Qué mal síntoma para el planeta, la única solución está en Europa, tan lejos de Crawford!).

 

Apostillando:
1.- La participación del ex-presidente Aznar en la reunión de Crawford según las actas es de largo mucho más inteligente por profunda que la de su homólogo estadounidense, el único y gran error era estar allí. Claro que esto sigue la ley del todo o nada, o estás o no estás. En el primer supuesto, era un salto excesivo pasar del octavo en la clasificación general del pelotón mundial a ocupar plaza de podium aunque fuese el tercero; el segundo, Blair, tiene mucho pedigrí y es un gran rodador.

2.- En cualquier caso, el “jefe” le contó una milonga al aspirante, sus intereses según Greenspan eran oscuros, líquidos y como vemos no para de subir de precio (un genio "el jefe").


3.- El "amo" del rancho ganó por K.O. técnico en pocos asaltos. Se ha quedado en todo lo alto, único líder. El challenger tuvo que abandonar, de un Iraq directo al hígado y un prestige de izquierda a la "pera". Y el gran rodador, vencedor de Irlanda del Norte y tras presentar sus respetos a su Majestad se ha ido a rodar solo. Todo el mundo tiene un Gordon Brown esperando.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

18 Sep 2007

Tras el "éxito" de Iraq, mira a Irán; horror.

Escrito por: Francisco Fortes el 18 Sep 2007 - URL Permanente

 

La tozudez es la cualidad negativa de algunas personas caracterizadas por no dejarse persuadir por razones ni dificultades.Se relaciona la tozudez con poca profundidad y flexibilidad intelectual, es decir, con la torpeza. También es propia de los delirantes, resistentes a la argumentación lógica, esto ya dentro de la enfermedad mental. Cuando encuentre al tozudo que tiene montado esto lo puede encuadrar en alguna de las dos categorías, y si quiere hágale la prueba del nueve, si él está conforme, pertenece al primero, y si le considera su enemigo, al segundo.

La gran dificultad actual con el mundo musulmán es su gran desconocimiento por parte de occidente, sobre todo, por los que más mandan.Ya es sabido que el hombre intenta ascender a la cúpula del poder tan arriba como alta sea su incompentencia. No hay margen al error; si llega muy alto, casi sin excepción ha ido demasiado lejos. Sólo nos queda una solución: bajarlo pronto, de ahí la necesidad de limitar los periodos de estancia en las poltronas. Este dilema, por el que nadie llegaría a presidente de ningún gobierno del mundo, se soluciona en la actualidad con el voluntarismo optimista de algunos, el descaro de otros y la patética y ridícula inacción de la mayoria. Cuanto más evolucionada es una sociedad sería de esperar que mayor recato debiesen mostrar sus políticos en sus legítimas aspiraciones al poder; porque poder en el mundo actual no debería ser sinónimo de joder, sino de poder hacer, de construir un mundo más limpio de residuos, de ideas erróneas y de injusticias. Que conste que estas ideas no son ni de derechas ni de izquierdas; ayer, oí en la radio a Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y a Santiago Carrillo y ambos exhibían una sabiduría extraordinaria y posiciones ideológicas antagónicas, casi de máxima distancia. Sin embargo, ambos, en los tiempos de la transición democrática, participaron activa y relevantemente aportando a los españoles la sensatez fruto del conocimiento, la experiencia y la templanza.

Ante la incomprensión del mundo musulmán por parte de los que siguen mandado al otro lado del Atlántico y quienes no se ruborizan por el fiasco de la intervención en Iraq, Europa se tienta las ropas, el cuerpo y la cartera. Aun me consuela que al menos españoles e ingleses hemos dejado de hacer el ganso haciéndonos fotos en el racho. Y que Francia ha dado dos puñetazos en la mesa, ya era hora que alguien los diese, primero por el euribor hace unos días y ahora por las torpes ideas de intervención militar en Irán.

Los del rancho no saben aún con quien se las gastan, no han aprendido nada pese a suspender, no sé cuantas convocatorias, la asignatura de Iraq y no se amedrantan en sus sandeces por no saber aún que los sistemas políticos de muchos de los países de de la zona caliente no han pasado aún por la ilustración, la revolución francesa, la revolución del proletariado y las dictaduras de las clases medias, y creen que viven como nosotros, en la era de la "democracia televisada".

Al menos a Clinton le gustaba ver el atardecer en la Alhambra y a Greaspen, el judío listo de las cuentas de la Reserva Federal, le parecía un buen presidente.

 

06 Sep 2007

La Judía de Toledo:novela recomendada para el final del verano

Escrito por: Francisco Fortes el 06 Sep 2007 - URL Permanente

 

Breve: Gran novela. Trabajo de enorme de documentación y gran cuidado en la elaboración. Nos descubre las pasiones humanas de un rey, de un hombre. Las contradicciones del amor pasional, las convicciones religiosas y la política. Musulmanes, judíos y cristianos coexisten en Toledo en los años previos y meses posteriores del desastre de la batalla de Alarcos en 1195. El sentido caballesco cristiano se enfrenta al poderío musulmán del momento y la practicidad juiciosa judía.

RESUMEN COMENTADO
 

La historia se desarrolla en las década finales del siglo XII. El rey castellano Alfonso VIII "el Noble" vive en Toledo, su esposa la reina Leonor de Plantagenet lo hace en Burgos con sus hijas y el único heredero varón, que morirá pronto dejando al reino sin heredero. Castilla disfruta de un periodo prolongado de paz por una tregua firmada con el califa almohade Abú Yaqub al-Mansur. En la firma de la paz había participado el judío islamizado, amigo y colaborador del califa, Ibrahim de Sevilla, quien con su traslado a Toledo se convertirá en don Jehuda Ibn Esra, de la casa de David, un habilísimo negociante inmensamente rico. Don Jehuda llevará a Toledo a sus hijos: Alazar y Raquel, ambos entrarán de diversa forma en la órbita del rey. El judío apóstata, mesumad, será propuesto por la reina Leonor y con el apoyo de Don Manrique de Lara como Escribano mayor para sacar adelante las cuentas del reino, embarcadas en el descalabro contable de un reino enlodado por el atraso productivo y la dependencia financiera de las aportaciones difíciles de los Grandes de Castilla. Don Jehuda, en ese momento aún musulmán, se irá a Toledo para recuperar lo que era suyo y de su linaje, para recuperar la fe de sus mayores, su nombre y su casa. Se irá con todas las riquezas que acumuló en Sevilla y se convierte en el verdadero artífice de la recuperación económica de Castilla. Durante ese tiempo debe, mediante multitud de trucos, apaciguar los deseos insensatos de guerra de Alfonso, quien le desprecia y admira a un tiempo. Para colmo, el rey se enamora perdidamente de Raquel, la Fermosa, su hija del alma, a quien la hace su barragana y la instala en la Galiana a la orilla del Tajo. Alfonso se encierra en el amor de Raquel, con el sufrimiento de don Jehuda, de la reina Leonor, de los Grandes de Castilla y de los representantes eclesiásticos, por un lado el metropolitano de Toledo don Martín quien encarna los más rancios sentimientos de la época y el canónigo don Rodrigue, divido por su cariño al rey, su mente abierta y su cargo de clérigo de altos vuelos. Don Jehuda instalado en el antiguo castillo de los Ibs Esra, que durante muchos años perteneció a los Castro, vasallos del rey de Aragón y señores feudales de Albarracín, crece en poder y en odio hacia su persona. La reina en los primeros momentos no dio la suficiente importancia a la relación de su esposo con Raquel hasta que se convence de lo profundo de los sentimientos y no los tolera. Digna hija de su madre, la reina Elionor, madre de Ricardo Corazón de León, es una hábil política: pacta una alianza con Pedro II de Aragón y lanza a Alfonso a una cruzada contra los almohades utilizando las palancas de las presiones del papa y del metropolitano y la propia infantilidad caballeresca de Alfonso. Cae el rey en la trampa, se aleja de Toledo, se aleja de su amada y de su Escribano: es vencido en la batalla de Alarcos, de donde debe huir para salvar la vida. Para cuando el rey llega a Toledo estigmatizado por la derrota, hundido en el deshonor, aún lo más crudo le esperaba, Castro ha sido encargado por la reina de mantener el orden en la ciudad, de defender a la mayoría aunque tenga que entregar a las turbas a algunos -ésta es la gran traición sibilina que Leonor ha tendido para quienes tanto habían hecho por su reino: los Ibs Esra. Castro mata a don Jehuda y deja que los exaltados y sedientos de violencia maten a Raquel. La venganza de la reina por la infidelidad del Alfonso ha sido consumada. Los musulmanes siguen conquistando hasta el norte de Castilla y rodean Toledo, sólo la suerte que le había sido tan esquiva salvará para siempre a la capital del reino. Una revuelta en el norte de África obliga a volver al califa con su ejército. Doña Leonor había logrado la muerte de la judía de Toledo, pero no el afecto de Alfonso, quien sí se lo tuvo mientras no atentó contra lo que más quería: su judía Raquel. Leonor debe marchar a Burgos a lamer sus heridas. En los momentos finales, Alfonso reconoce el papel de don Jehuda, quien había sido enterrado de forma miserable. La Galiana, el Huerto de Rey, quedaría vacía, sin contenido, para que la maleza borrase la infamia que allí se hubo cometido en nombre de la política y las bajas pasiones contra el amor de un hombre y una mujer.

Francisco Fortes
www.medieval-spain.com

 

 

 

 

 

 

02 Sep 2007

La vuelta Ciclista y la caballería

Escrito por: Francisco Fortes el 02 Sep 2007 - URL Permanente

 
 
 

La Vuelta Ciclista y la caballería
La diana de Francisco Fortes
www.medieval-spain.com

La Vuelta Ciclista a España empezó ayer en Vigo y hoy domingo se desplaza a Santiago de Compostela. El paso de la guerra a pie -infantería- a la caballería fue un hecho sustancial del Medioevo inicial, como lo fue el paso de la caballería a la artillería en el tránsito a la Edad Moderna. Hay que recordar que la aparición de los caballeros de la Edad Media -aquéllos que podían mantener caballo y sus perterchos- eran pocos y que, desde luego, no salvaron a los peones de su infamantes caminatas.
Entre los ciclistas los hay pesados y grandes rodadores, los hay livianos que suben los puertos como la espuma pero bajan más despacio, los hay de mediano tamaño y gran versatilidad y que están en los primeros puestos de la gran ascensión y en la contrarreloj aspirando a los primeros puestos de la General, los hay especialistas en las llegadas al "sprint". Estos caballeros de las dos ruedas están ahora bajo sospecha permanente tras los reiterados "positivos" hallados en tantos "caballeros". Sospecha ganada a pulso que, ahora considero, que lejos de ser origen de cabreo, sólo debe ser acicate para su limpieza absoluta, y ésta sólo se logrará con una larguísima temporada de tests masivamente negativos. Toca pues años de trabajo sin ayudas, de menores resultados pero más propios de humanos y no de superhombres poco creíbles, pero que permitirán desandar los malos pasos transitados.

La caballería tuvo un papel relevante en la Reconquista, sobre todo, en la Plena Edad Media; por ejemplo, en la batalla de Alarcos en la que el Califa almohade Abú Yusuf Yaqub al-Mansur dio una buena paliza a los castellanos de Afonso VIII "el Noble". Allí se enfrentaron dos formas de usar la caballería, la caballería pesada de Castilla, con sus caballos y caballeros defendidos con armaduras enormes y la caballería ligera de los musulmanes, que se revolvía en una cuarta de terreno y especializada en la llamada maniobra envolvente, pero como contrapartida mucho menos defendida. Cada una de las dos opciones era valida, o no, dependiendo de la circunstancias de la batalla; en Alarcos la caballería ligera fue la triunfante poniendo en fuga a Alfonso VIII y a obligando a Don Diego López de Haro a defenderse como pudo hasta firmar una rendición en penosas circunstancias. Por cierto, habrá que huir de explicaciones "alfonsinas", pues Alfonso VIII le echó la culpa de su fracaso a Sancho VII "el Fuerte" de Navarra por demorarse en llegar a Alarcos. No fue así, sino su propia incapacidad para esperar el éxito compartido lo que lo precipitó a una derrota sin paliativos.
En cualquier caso, la caballería pesada o ligera debía seguir unas normas de "caballerosidad", normas que en los "caballeros" de la ruta de hoy se hacen imprescindibles, para ganar en las cuestas, en las "volatas" o en las luchas contra el crónox. Es decir, deberán ser caballerosos, si no quieren que el gran público y los grandes patrocinadores, les olviden. Nada como ganar a ley para refrescarnos la memoria a todos.

Francisco Fortes
Gracias por sus visitasa www.medieval-spain.com