El nacimiento del  Reino de Asturias

Elsje Fokkelman y Francisco Fortes

Colección: medieval-spain.com

 

 

En los comienzos del Siglo VIII en Hispania se encontraban asentados los visigodos. En el año 710 murió el rey Witiza

 de causa natural, lo que no era frecuente en aquellos tiempos. Antes de su muerte hubo asociado a su hijo Agila al trono

 para que reinase como Agila II. Sin embargo, sus preparativos fueron en gran parte inútiles, pues sólo pudo reinar en

parte del territorio: zona de la Narbonense y la más oriental de la Tarraconense. Murió Agila II en el 716. El resto fue

gobernado por el candidato electo por el Aula Regia, Rodérico, quién se fue deshaciendo de su contrincante y haciéndose

el hombre fuerte del reino.

Entre los visigodos la entronización ocurría por un mecanismo electivo por el Aula Regia, por lo que el fenómeno de la

asociación al trono no aseguraba la elección del candidato "oficialista", es decir, el que el antecesor había indicado, que no

designado. A la muerte de Witiza, como hemos visto, se produjo la escisión política de los visigodos en dos facciones,

los nobles viticianos, seguidores de Witiza y del antiguo rey Wamba  y los descendientes de Chindasvinto que apoyaban

al Duque de la Bética "Rodérico".

Al fin, fue elegido "Rodérico"  o rey Rodrigo, a la postre el último rey Visigodo. Era el mes de marzo del año 710...

 

Mientras, Rodrigo comenzaba a ejercer el poder desde la capital visigoda ubicada en Toledo, había movimientos hostiles

a los que tuvo que hacer frente de manera simultánea. Por una parte, los musulmanes del norte de África tramaban

atravesar el Estrecho de las míticas torres de Hércules, el "Fronte gaditanum", por otra, la facción de los viticianos con

Agila II a la cabeza y con la ayuda traidora del "Conde Julián" urdían su venganza.

Para atravesar el Estrecho los musulmanes precisaron estar bien informados de por dónde pasar y dónde desembarcar.

para ello durante el año 710 al mando del magrebí Tarif exploraron las

costas del sur de la Península Ibérica e incluso intentaron desembarcar en Tarifa,

de ahí el nombre. Otros autores plantean que sí desembarcaron en Tarifa y se

llevaron botín y cautivas que una vez llegados al Magreb le resultó fácil encontrar

 voluntarios para la gran invasión del año siguiente. Tarif fue orientado por la

información que a finales del 709 le fue dada por el Conde Julián. Este personaje

 que al parecer controlaba Ceuta y quizá Algeciras, pero de quien no se sabe a ciencia cierta si era o no cristiano, o si era

bizantino, visigodo o qué exactamente, está rodeado de una fuerte dosis de leyenda ante la falta de fuentes fiables. Sin

embargo, sería un año más tarde, en abril del 711 en Algeciras donde  desembarcaron al mando del yemení Tariq  b. Ziyad

conocido como "el Tuerto" el primer gran contingente sarraceno.

Mientras Tariq desembarcaba con la ayuda de los viticianos y del traidor Conde Julián,  el cuñado del propio rey Rodrigo, éste se encontraba guerreando contra los vascones en el norte  peninsular, debiendo viajar precipitadamente para enfrentarse y caer derrotado y posiblemente muerto en la batalla de Guadalete o Waddi Lakka entre los días 19 al 26 de Julio del año 711. 

 

Pelayo era un noble visigodo que iba en el ejército del rey Rodrigo. Consiguió  escapar vivo de Guadalete huyendo  a Toledo primero y a los Picos de Europa después.

El despliegue musulmán por la Península Ibérica fue extraordinariamente fácil y rápido, tanto por parte de Tariq ben Ziyad "el Tuerto" como por su jefe al año siguiente, 712,  Musa b. Nusayr. Lo que habla de la existencia de la falta de cohesión de la población con los visigodos, que parte de los pobladores que veían con buenos ojos la llegada de musulmanes, sobre todo los judíos que habían sido maltratados por los visigodos tras el III Concilio de Toledo y la conversión al catolicismo de Leovigildo y su hijo Recaredo y, por último, la existencia de la trama traidora de los viticianos.

En sólo dos años, casi toda la Península Ibérica estaba bajo el control de musulmán. En cada área había un gualí o gobernador, dependiente del  gobernador general que tras Musa Ben Nusayr fue su hijo Abd al-Aziz.  El gobernador musulmán Munuza  ubicado en Gijón a fin de cobrar impuestos a los montañeses, según dice la leyenda estaba enamorado de la hermana de Pelayo. Hizo prender a éste  y lo envió cautivo a Córdoba de donde consiguió escapar en el año 717.

Pelayo volvió a Asturias en el 717 en tiempos del valí de Córdoba al-Horr. Entró en contacto con el Duque de Cantabria. Casó a su hija Ermesinda con el hijo de aquél, a Alfonso y juntos organizaron el germen de la resistencia  de Cántabros y Asturianos a los musulmanes.

 

Los habitantes de las montañas, fuertes defensores de sus costumbres, de su economía y de la distribución y ejercicio del poder según sus tradiciones, se convirtieron en la "resistencia" a los que desde fuera de sus valles pretendía alterar el "status quo".

 

 

Don Pelayo liderará el nacimiento del Reino de Asturias desde el 718  al 737 para ser sucedido a su muerte por su hijo Favila.  A la llegada  de Pelayo a la montaña se produjo un "concilium" donde fue elegido como el líder que pusiera fin a los problemas con los musulmanes.   

La alta montaña y su endiablado clima fueron aliados ideales para los montañeses y una barrera infranqueable para los musulmanes del siglo VIII. En el año 722 se producirá una escaramuza en los Picos de Europa que se convertirá en un hecho de guerra mítico: la Batalla de Covadonga. Pelayo y sus  hombres vencerán a ejército musulmán en el monte Auseba.

En el fondo del valle del monte Auseba, se encuentra la celebérrima cueva de Covadonga. Valle angosto de frondosa vegetación donde los hombres de Don Pelayo se defendieron y vencieron a los sarracenos. Este hecho bélico de escasa entidad militar, pero de enorme simbolismo pasa por ser el inicio del Reino Astur, el prólogo de la resistencia cristiana y posterior reconquista y por convertirse en centro de  culto importante para la Cristiandad, pues se le relaciona con hechos extraordinarios como la "aparición de la Virgen a Pelayo. En aquellos tiempos las apariciones eran frecuentes a los líderes, recordemos que Mahoma se le apareció en Gibraltar a Tariq b. Ziyad arengándolo al éxito en los días previos a la batalla de Guadalete, o que Santiago el Mayor -matamoros- se apareció en diversas batallas haciendo  vencedores a los ejércitos cristianos.

Hoy en la cueva de Covadonga reposan los restos de Pelayo. Y  a pocos metros la  basílica de Covadonga se alza al cielo orgullosa para rememorar los heroicos  y piadosos hechos.        

El 28 de mayo del 722 Pelayo vence a Alqama en  Covadonga y entra la historia.

Alqama negoció con Pelayo, llevando como consejero al obispo Oppas, hermano de la condesa Frondina esposa del Conde Julián y ambos padres de Florinda.

Era frecuente entonces que los hijos e hijas de los nobles más esclarecidos entraran a servir a los reyes, Esto ocurrió con Florinda, que lo hizo con la la reina Egilona, esposa de Rodrigo.

Dice la leyenda que el rey quedó enamorado de los encantos de Florinda y quizá abusó de ella. Este fue el motivo de la traición urdida por el Conde Julián, que era el padre de Florinda cuando ésta le mandó un mensajero.

 

Alqama llevaba como consejero y negociador al obispo apóstata Oppas, quién fue hecho prisionero y Alqama resultó muerto en la batalla de Covadonga. Munuza abandonó la región tras ser de nuevo derrotado en Ollíes. Y, al parecer fruto de la frustración, las fuentes musulmanas refieren el hecho como "el abandono a sus suerte de una treintena de asnos salvajes que sólo tienen para comer la miel de las abejas halladas en las hendiduras de las piedras".

 

 

Los líderes, caudillos los dos primeros y reyes los 8 siguientes del Reino de Asturias fueron:

Pelayo 718-737
Favila 737-739
Alfonso I "el Católico 739-757
Aurelio 757-774
Silo 774
Mauregato  
Vermudo I "el Diácono  
Alfonso II "el Casto"  791-842
Ramiro I "vara de la Justicia"  842-
Ordoño I 850-866
Alfonso III "el Magno"  866-

En el año 737 murió Pelayosiendo sucedido por su hijo, Favila. El nuevo líder gobernó en el periodo 737 al 739. Sabemos muy poco de él salvo que murió en las garras de un oso en el curso de una cacería.

 

Favila o Fáfila compartió nombre con su abuelo, el padre de Pelayo, y fue sucedido por el marido de su hermana, Ermesinda e hija de Pelayo, y que pasará a la historia como Alfonso I de Asturias.

 

  

Alfonso I "el Católico" fijó la capital en Cangas de Onís, y reinó desde 739 a la muerte de su cuñado Favila y murió en el 757 siendo sucedido por Aurelio. Fue coronado y por tanto, en puridad fue el primer rey de Asturias, aunque el tercer líder cronológico tras Pelayo y Favila.

 Alfonso I congregó las voluntades de muchos pues se sumaron los seguidores de Pelayo, por parte de su esposa Ermesinda, y los seguidores de su padre que era el Duque de Cantabria.

  

Ermesinda era hija de Pelayo y Gaudiosa y pudo haber nacido en las cercanías de Oviedo, aunque esta ciudad aun no existía. Ermesinda y Alfonso I tuvieron tres hijos: Fruela I, Vimarano y Adosinda.

 Alfonso I "el Católico" fue un gran rey capaz de consolidar el reino aprovechando cuantos acontecimientos ocurrieron en su tiempo, como los periodos de sequía o las revueltas bereberes contra el emirato de Abd al-Rahmãn I. Además facilitó la consolidación de otro reino cristiano vecino, el Reino de Pamplona, que le cerraba su flanco oriental. Asimismo, creó el llamado "desierto estratégico del Duero", destruyendo las fortalezas y dejando sin habitantes ni cosechas y  llevando así su frontera hasta el curso de este río.

 

 

Fruela I "el Cruel"

 Hijo de Alfonso I "el Católico" y Ermesinda reinó en Asturias desde el  757, un año más tarde de la llegada del emir de Córdoba  a Córdoba  Abd al-Rahmãn I.

 Padeció en su reinado muchos movimientos revolucionarios por parte de los alaveses, de los gallegos incluso de  su propio hermano Vimarano a  quien mató.  

Prohibió casarse a los clérigos y reformó el clero.

Fruela I  se casó con una alavesa llamada Munia de quien tuvo cuatro hijos conocidos: Aurelio, Vermudo I "el Diácono", Rodrigo Froilaz y Numabela de Cantabria.

 Fruela I "el Cruel" fue asesinado por la nobleza en Cangas de Onís siendo sucedido por su primo Aurelio. Dice la leyenda que Fruela I estando de caza y disponiéndose a comer, los amigos que le acompañaban le preguntaron dónde iba a ubicar la capital y contestó: "Ubi edo" -donde como-.

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Reinados de transición.

 Con la entronización de Aurelio, llega un periodo menos brillante del Reino Astur, el constituido por Aurelio, Silo , Mauregato y Vermudo I "el Diácono".

Aurelio era primo de Fruela I "el Cruel". Durante su reinado el reino vecino de Pamplona es atacado por el emirato cordobés. Abd al-Rahmãn I entrega Pamplona a su gualí de Zaragoza Suleiman al-Arabí, quién pronto  le traiciona.

Carlomagno pone sus ojos en Pamplona, Zaragoza y los pirineos orientales, ataca Pamplona siendo rechazado en tiempos de la dinastía Arista.

 Suleiman fue hecho preso por Carlomagno con idea de llevarlo a Aquitania. Sin embargo, en el desfiladero de Roncesvalles  sería liberado por sus hijos Matrub y Aizón; en el mismo épico lugar en el que los vascones arremetieron contra la retaguardia de Carlomagno mandada por el joven Roland, quién moriría, pasado a la leyenda y la literatura universal en la famosa Chanson  de Roland de los cantares de gesta.

 

Suleiman al-Arabí fue el traidor del emir Abd al-Rahmãn I aliándose con Carlomagno, pero ante los desastres de Carlomagno en la Península Ibérica, pensó que al-Arabí también le había traicionado por lo que ideó llevárselo a Aquitania.  

Adosinda era hija de Alfonso I "el Católico" y Ermesinda, por tanto nieta de Don Pelayo. Silo que será el nuevo rey a partir del 774, se casó con ella. No tuvieron hijos. Silo y Mauregato no tuvieron enfrentamientos importantes con Córdoba, pues los conflictos internos del emirato lo impidieron.

  Silo cambió de ubicación la Capital del Reino de Asturias, pasándola de Cangas de Onís a Pravia.

 

 

Mauregato

Este es el tercer rey transicional. En su reinado uno de los hechos más relevantes es que separó la Iglesia Asturiana del metropolitano de Toledo. Se basó en que el Obispo de Toledo Elipando se hubo decantado favorable a las tesis adopcionistas en boga en aquellos momentos.

 

La tesis adopcionista mantenía que Cristo es Dios debido  a ser adoptado por Dios Padre. Sus principales defensores fueron el Arzobispo de Toledo y metropolitano Elipando y el Obispo de Urgell, Félix.

 Por parte asturiana, el beato de Liébana y obispo de Osma Eterio fueron los ejecutores de la separación efectiva  de la Iglesia asturiana de la de Toledo.

El Beato de Liébana escribió en el 776 sus comentarios al Apocalipsis, escritos miniados explicativos del texto hermético de San Juan.

La separación de la Iglesia asturiana de la Toledana  fue desautorizada por el papa Adriano I y el emperador Carlomagno en los sínodos de Frankfurt (794) y Roma (799). 

 

 

Vermudo I "el Diácono"

Mauregato fue sucedido  Vermudo I "el Diácono" quien debió salir del monasterio, pues era religioso para suceder a Mauregato. Su vida  en el gobierno fue breve pues tras la batalla de el Bierzo o del río Burba contra Hishan I se recluyó de nuevo en la vida monástica. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alfonso II "el Casto"

Hijo de Fruela I y la alavesa Munia, sucedió a Vermudo I "el Diácono". Su reinado coincidió con los emires al-Hisham I, Hakam I y Abd al-Rahmãn II.

Ascendió en el 791  y estuvo en el trono hasta su muerte en 842. Durante su reinado la capital se trasladó a Oviedo y se produjo el 813 se descubrieron unos restos en Iria Flavia que fueron atribuidos al apóstol Santiago "el Mayor". Nace así el Camino de Santiago. Fue Alfonso II "el Casto" , quien era así llamado por no conecérsele hijos naturales, el primer peregrino usando para ellos el llamado Camino del norte o camino primitivo.

 

  

Y a través del Camino de Santiago llegan los benedictinos y siembran de monasterios y de románico el norte de la península Ibérica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Monasterio benedictino de Samos que con otros muchos poblaron el Camino de Santiago y dieron un nuevo impulso a la Cristiandad a partir del S IX.

 Alfonso II “el Casto” no sólo se liberó de la Iglesia Toledana, sino también de los tributos  a los emires cordobeses, aprovechando la  inestabilidad política del Emirato con sus rebeliones de los muladíes  de las marcas inferior y media, es decir Mérida y Toledo. Las rebeliones de los muladíes fueron  apoyadas por los otros descontentos los bereberes y los mozárabes. También colaboró que en la Marca Superior entrasen las tropas Carolingias y las revueltas de sus muladíes de la zona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Ramiro I "Vara de la Justicia"

Fue el primer rey asturiano que inició la sucesión padre lineal. Logró una gran expansión del Reino Astur. Aprovechó los problemas que emir Mohammed I tenía en Córdoba. Unas veces ayudó al emir, tras veces a los muladíes y mozárabes levantiscos.

                                                                                       Catedral de Oviedo

 

Escultura de Ramiro I en la galería de reyes astures en la Catedral de Oviedo

Ramiro I de Asturias, fue hijo de Vermudo I "el Diácono". Llegó a ser rey a los 53 años de edad cuando estaba en plenos preparativos para su boda.Debió doblegar a Nepociano venciendo en la Batalla del Río Narcea que intentó  impedir su acceso al trono. También hizo frente a levantamientos populares ya los ataques vikingos de la época que tuvieron lugar en Gijón y la Coruña en el 843. Ramiro I de Asturias construyó el Aula Regia en el Monte Naranco, junto a Oviedo o Sta. María del Naranco. También erigió la Capilla de San Miguel de Lillo y  la Ermita de Santa Cristina de Pola de Lena.

 

 

 Ordoño I de Asturias

                         Reinó tras su padre Ramiro I "Vara de la Justicia" desde 850 hasta el 866 que será sucedido por su hijo Alfonso III "el Magno".

 Vence en la Batalla de Albelda o de Clavijo en el 859. La mítica batalla en la que el factor clave fue la aparición del apóstol Santiago en su caballo blanco bajo la apariencia de "Santiago Matamoros".

  

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 Con Alfonso III "el Magno" el Reino de Asturias alcanzó su máximo desarrollo consolidando y ampliando su territorio. Llevó la capital a León.

Es por tanto el último rey astur propiamente dicho y el primer monarca asturleonés. Reinó del  866 al 910 por tanto duró 44 años en el poder con gran éxito. Sucedió a su padre Ordoño I y avanzó sus limites hasta Zamora, Toro, Simancas, Coimbra y Oporto por el oeste y Deza y Atienza por el este.

Conjugó con gran acierto el binomio reconquistar más repoblar, fórmula de éxito para ganar y mantener lo conquistado.

   

Alfonso III "el Magno" no sólo conquistó sino que también fue atacado así destacan los eventos bélicos del año 879 en el que el rey astur es atacado en Astorga y León.

 

 

 

El emirato omeya de Córdoba y el Reino de Asturias coexistieron siendo interesante saber el análisis transversal de qué emires coincidieron con qué reyes.

 

Un hecho de gran interés y trascendencia es que en tiempos de Alfonso II "el Casto" de Asturias, año 813, se descubrieron los supuestos restos de apóstol Santiago "el Mayor" en Iria Flavia.

 

El Reino de Asturias traslada su capitalidad a León y un nuevo capítulo se abre en la Historia de la Península Ibérica.

Catedral gótica de León.

 

 

FIN