Juana La Loca

La cautiva de Tordesilla

Manuel Fernández Álvarez

Comentarios: Francisco Fortes

www.medieval-spain.com

Editorial Espasa
  Autor: Manuel Fernández Álvarez. Académico de la Real Academia de la Historia. Profesor emérito de la Universidad de Salamanca. Premio Nacional de Historia. Autor de grandes éxitos editoriales de carácter histórico.  
 

Comentario: Excelente biografía de la Reina Juana "la Loca". Un personaje de gran interés histórico y humano que es estudiado con gran rigor y mimo por el profesor Fernández Álvarez. Su libro es una muestra de conocimiento extenso,  planteado con facilidad literaria, lo que hace que el libro sea culto y de paradójica fácil lectura. Muy recomendable.

El 6 de noviembre de 1479 nace en Toledo el tercer descendiente, hija en este caso, de los Reyes Católicos. Este mismo año habían ocurrido varios acontecimientos de enorme trascendencia para España y Europa. Así tuvo lugar la muerte de Juan II de Aragón, padre del rey Fernando. Se libró la batalla de Albuera entre los seguidores de Isabel y los de Juana "la Beltraneja" con resultado favorable para el partido de Isabel. Fue el 24 de febrero y salió victorioso el ejército mandado por Fernando "el Católico" sobre las tropas portuguesas de Alfonso V "el Africano" que pretendía el trono de Castilla por su unión con su sobrina, "la Beltraneja". Al finalizar la contienda se puso el primer paso del final de la guerra de sucesión. Tras el desenlace comenzarán las negociaciones de Alcántara que finalizará con los Tratados de Alcaçobas y de Tercerías  o de Moura. Ambos se firmaron el mismo día el 4 de septiembre de 1479. Del primero se desprende la paz, la entrega de prisioneros y las Islas Canarias para la Corona de Castilla, y del segundo los aspectos delicados que afectaban a aquella Juana de Castilla "la Beltraneja", quien sería divorciada de Alfonso V y debería quedar en régimen de tercerías bajo Beatriz de Portugal o entrar en un convento.  El Tratado de Moura fue seguido muy de cerca por Isabel "la Católica" evitando que en todo momento en Portugal Juana recibiese el tratamiento de reina, princesa o infanta de Castilla.

Y si al año le faltaba algún hecho reseñable, vino al mundo nada más y nada menos que  la infanta Juana de Castilla. Pero esta nueva infanta Juana es la hija de Isabel la Católica  y protagonista del libro de Fernández Álvarez. Será la reina de España Juan I o como el autor la ha renombrado "la Desgraciada".

Setenta y cinco años de vida durísima esperaban a la infanta Juana. Quizá hubiese podido llevar una vida apacible, sin embargo, una serie de circunstancias de enfermedad y políticas le marcarán la desgracia a sangre y fuego.

Juana tuvo durante su infancia a 4 hermanos con los que jugar, su hermano Juan, príncipe heredero del trono, su hermana mayor, Isabel, y sus dos hermanas menores María y Catalina. Por razones de sexo y edad, el príncipe  de Asturias y la infanta Isabel quizá fuesen los que menos contacto infantil  tuvieron con Juana.

El 26 de noviembre de 1504 en Medina del Campo muere Isabel I de Castilla. En este momento el príncipe Juan ya ha fallecido y la infanta Isabel también. Por una carambola del destino la infanta Juana, aquélla que había nacido en Toledo el año 1479, es la heredera  y entroniza como Juana I  reina propietaria de Castilla. Además, a la muerte de su padre, Fernando "el Católico" le espera ser reina de la Corona de Aragón.

Pero ocho años antes, el 20 de agosto de 1496, en el puerto de Laredo hay un barco preparado para trasladar a Flandes a la infanta Juana. El viaje se haría por mar al día siguiente para evitar atravesar Francia, enemistada al punto de la guerra en aquel entonces con los Reyes Católicos. El rey Fernando está en sus tareas de Estado y no despide a la hija. La reina Isabel sí lo hace y pasa la noche en la nao con su hija. Como muy agudamente nos explica el profesor Fernández Álvarez, salió de Laredo la dinastía Trastámara y volvería a España convertida en Casa de Austria. La política matrimonialista de los Reyes Católicos la unirían con Felipe de Habsburgo "el Hermoso", hijo de Maximiliano I y hermano de Margarita de Austria, la esposa del  príncipe Juan.  En Laredo sí están el príncipe y las infantas menores María y Catalina. Falta Isabel que está ya en Portugal. Tras un viaje difícil que precisó refugio en Portland durante tres días, llegó a Neederland el 8 de septiembre. Tenía 16 años cuando partió de España y se separó de su madre y hermanas. Duro golpe sin duda, que sólo una bienvenida apasionada de Felipe "el Hermoso" podría atemperar. Mas el segundo golpe le estaba esperando y sólo el día 12 de octubre se producirá el deseado encuentro con el amado. Más de un mes de espera era mucho para una adolescente.

En Lier se produce el encuentro y una pasión sexual sin límite se desencadena, al punto de que los novios precisan un sacerdote urgentemente que los case para poder consumar sobre la marcha, el mismo día. Esta situación que podría haber pasado sólo como una anécdota del ímpetu juvenil, desfondará al bello Felipe, quien no dará a basto entre Juana, la ahora Archiduquesa de Flandes, y las amantes que era costumbre mantener. A partir de este momento de euforia sexual no siempre correspondida y celos terribles, se desencadena la enfermedad mental que sin duda padeció la reina.

Será su padre, Fernando, su marido, Felipe, incluso su segundo hijo, el emperador Carlos V, quienes la mandarán al retiro forzado de Tordesillas. Allí, con las clarisas y al borde el Duero quedará cautiva durante más de cincuenta años. Permanecerá alejada de sus hijos, seis vástagos que serán reyes por toda  Europa. No volverá a ver más a su madre y raramente a su padre. La soledad será su gran compañera.

La reina Juana I de Castilla, archiduquesa de Flandes y la más pobre y desgraciada de su época. Mujer de fortaleza fisica descomunal que sobrevivió a seis partos y al encierro de medio siglo y a la enfermedad mental. Reina  que sufrió como nadie la conveniencia de estado de los matrimonios políticos, como fue el suyo y el de su hermano Juan con la casa de Austria. El imperio español del siglo XVI se había fraguado en las camas de cuatro adolescentes y en las mentes de sus padres.

Francisco Fortes