Condado de Besalú en el corazón de Catalunya.

Elsje Fokkelman y Francisco Fortes

Colección: medieval-spain.com

En la Alta Edad Media, se produjo un hecho de importancia capital para la formación de Europa y quizá aún más para la formación de los reinos de la   península Ibérica.

 A raíz de la batalla de Vouillé en el año 507 en la que los francos del rey  Clodoveo vencieron a los visigodos, éstos debieron abandonar su reino del Languedoc con capital en Tolosa y trasladarse a la provincia Tarraconense de la Hispania romana en condiciones de federados, es decir, pueblo asociado  al Imperio a fin de proteger las fronteras de los otros pueblos bárbaros, en este caso sobre todo para luchar contra los suevos.

El Imperio Romano de Occidente había caído con su último emperador Rómulo Augústulo en el año 476. La Europa occidental y central estaba sumida en un estado de caos y los territorios repartidos y disputados por múltiples pueblos venidos desde lugares lejanos y extraños a los indígenas.

Tras poco más de doscientos años en la península Ibérica, los visigodos enzarzados por una parte en guerras de facciones por el poder, auténticas maniobras intestinas en pos de aniquilar a los "otros", por otra parte divididos entre los creyentes arrianos y una minoría creciente criptocatólica, se encontraron e una situación de debilidad político-militar que será clave. A raíz de la muerte del rey Leovigildo en el 585, se abre un nuevo tiempo que será determinante en las siguientes centurias para la península Ibérica y para toda Europa desde entonces hasta ahora. Nos referimos a la apostasía del rey Leovigildo cuando se encontraba en la antesala de la muerte del arrianismo, convirtiéndose al catolicismo y facilitando que su hijo y sucesor el célebre rey Recaredo no sólo abrazase la fe católica sino que la convirtiese en la religión oficial visigoda. Este estado de cosas se tradujo en situaciones de gran interés, así, el reparto de la tierra entre los visigodos fruto de la "hospitalitas" hizo que estuvieses mucho más interesados en el cultivo de la tierra y sacar sus productos que enviar a sus "dependientes" a la guerra cuando el rey de turno lo precisase, de alguna forma hubo con reiteración escamoteo de soldados al monarca. Si pensamos que la respuesta a los llamamientos a la guerra no fue contundente entre los de la facción del rey, mucho menor lo era cuando el propietario de la tierra era de la facción contraria.

A partir de la conversión de Recaredo y la oficialidad católica, se desarrollan los numerosos "concilios de Toledo" en los que la jerarquía eclesiástica fue introduciendo elementos legislativos muy desfavorables a los intereses judíos. Desde el rey Sisebuto  en adelante la situación de la aljama fue cada vez más difícil, tanto en aspectos formales como de la práctica vida diaria.

 

 

Para ver en grande las fotografías hacer click en ellas.

En gran medida, que cuando en los albores del siglo VIII, los musulmanes de la dinastía omeya de Damasco, atravesaron el "Frentum Gaditanum", que se llamará estrecho de Gibraltar a partir de entonces, se hallaron a los visigodos divididos por su pertenencia a dos facciones encontradas visceralmente, los viticianos y los descendentes de Chindasvinto. Una colonia judía muy enfadada con los visigodos, pues les estaban haciendo la vida imposible.

La invasión musulmana fue de una pasmosa facilidad, lo que llevó a que en sólo dos años atravesaron la península Ibérica e incluso los Pirineos atacando a posiciones importantes de los francos.

Los habitantes del cuadrante noreste de la península debieron huir de sus casas y campos y o bien hallaron la muerte en las acometidas sarracenas, o cayeron en  el propio gesto de huida, o se refugiaron nos en las cumbres inaccesibles de los Pirineos o bien se alojaron en la mas allá de las montañas en el Languedoc.

Se produce así un vacío poblacional en los territorios al norte y este de río Ebro. Los habitantes autóctonos se haban marchado en gran medida y los musulmanes había atacado y saqueado pero no colonizado los territorios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los francos respondieron de inmediato a cada ataque de los sarracenos, librándose duras batallas durante las primeras décadas del siglo VIII. En aquellos años el reino franco estaba en las sienes de los últimos miembros de la corte merovingia. La mayoría de ellos reyes de escaso fuste, lo que dio la oportunidad a los llamados "mayordomos de palacio". Bajo este nombre se esconde la máxima autoridad político militar franca de la época.

El primer mayordomo de gran repercusión será Carlos Martel quien será sucedido por su hijo Pipino "el Breve" y éste por el suyo Carlomagno. Tres personajes que tendrán una importancia  relevantísima en la formación de Europa como hoy la conocemos.

 

 

Carlos Martel con su victoria en la batalla e Poitiers en el 732 marco el punto máximo al norte de invasión musulmana. Venció al gualí omeya de Córdoba Abd al-Rahmãn al-Gafiqí quien debió relegarse a territorios más al sur de donde fue posteriormente desplazado. 

El asunto sarraceno sin duda preocupó y ocupó a los francos, pero también sin duda eran otros muchos los temas que les interesaban, pues eran muchos los enemigos que en todo el alrededor de su reino estaban dispuestos  atacarles, además fruto de los acuerdos con sucesivos papas, se fraguó una alianza franco-pontificia esencia en el mantenimiento de Europa de entonces y siglos venideros.

Fruto de esta situación y del poderío invasor y anexionador de los "mayordomos de palacio" Carlomagno ideó una estrategia defensiva que le daría grandes réditos a él y sobre todo a la cristiandad. Fue la creación de unas zonas amplias de cientos de kilómetros denominadas marcas. Estas marcas estaban situadas e las fronteras del Imperio franco con el fin de alejar al centro de sus posesiones de los diversos invasores que por cualquier de sus fronteras pudiesen atacarle.

 

 

Bestiario Medieval Besalú

 

El condado de Besalú disponía de gobierno propio, es decir, independiente del condado de Girona. Guifré "el Pelós" encargó a su hermano Raduf que gobernase Besalú, así Radulf fue conde pero con la condición de que los territorios del "pagus" fuesen reincorporados a los descendientes de Guifré a su muerte. Como "el Pelós a su muerte contaba con cuatro herederos, estos optaron por su gobierno y llegaron a un acuerdo por el que gobernarían conjuntamente bajo la presidencia del primogénito. Los hijos del Pelós fueron Guifré Borrel, Miró Sunifredo y Sunyer.

¿Cómo fue el reparto en el 897 a la muerte de "el Pelós"?

  • Guifré Borrel con Sunyer manejaron el condado de Barcelona, Osma y Girona (este es el núcleo de la posterior pero y cercana Catalunya).

  • Sunifredo el condado de Urgell

  • Miró: Cerdaña, Conflent y Condado de Berga.

Guifré Borrell murió e el año 911 sin descendencia masculina, por lo que Suñer que era el menor de los hijos del Pelós pero aun en minoría d edad heredaría a su hermano.

 

 

 

Las peles enre hermanos estaban servidas, así Miró queria la herencia de Sunyer debido a su minoridad, lo que se resolvió a avés de pactos por lo que el Riollés fu a parar a Sunyer. Por otra parte Rodolfo de besalú murió en el 920, es decir, 23 años más tarde que su hermano Guifré "el Pelós". Miró como e mayor de los que qedbn se impuso y Besalú dejó de ser indeendiente, ni pertenecer a Girona como antes sino que pasó a la Cerdaña de Miró.

A la muerte de Miró en el 927, y tras una regencia de la vida la condesa Ava, los hijos de Miró heredaron y gobernaron solidariamente, para defenderse de los otros condados como el de Barcelona

 

 

En el año 957 se produjo una revuelta nobiliaria en Besalú terminó la cosa con el asesinato del conde de entonces Guifré II. Suifredo (conde de la Cerdaña) consiguió dominar la revuelta y se anexionó el condado.

A la muerte de Sinifredo el sucedió en el cargo de conde de Cerdaña su hijo Oliba Cabreta uien encargó el gobierno de Besalú a Miró Bofill, quien murió antes dque Oliba Cabreta y éste decidio retiarse a Miontecasino en calidad de monje, reariendo los teritrios a sus hijos, siendo el momento que aarce en ela historia Bernat Tallaferro que será l dinastídefinitiva de Besalú

Bernat Talaferro 988 a 1020

Guillermo I de Besalú

Guillermo II de besalí

Benat II  de besalú

Bernat III de Besalú del 1066 al 1111.

La falta de carácter de Bernat III, dio la oportunidad al conde Barcelona Ramón Berenguer III.

Raón Berenguer III casi a su hija Jimena ( 7 años) con Bernat III (m´s 50 años) a cambio de obispado e Vic y el condado de Osona, pero e casode moiri sin descendencia el heredero seria el conde Barcelona Ramón Berenguer III.

FIN